miércoles, 4 de febrero de 2015

ESCRIBANO NIVAL, EL QUINTO TRAS 7 AÑOS / SNOW BUNTING, FIFTH RECORD IN EXTREMADURA


Entre las sorpresas del invierno en Extremadura está la observación de un escribano nival (Plectrophenax nivalis), una especie que no se citada desde el año 2007 y que suma con la aquí reseñada cinco en Extremadura, siendo la segunda para Badajoz. Un macho fue visto el 23 de enero de 2015 por Marc Gálvez en un arrozal fangueado de Santa Amalia (Badajoz) junto a lavanderas blancas. Al día siguiente, 24 de enero, fue observado en la misma parcela por Lorenzo Alcántara, Francisco Montaño -fotografía-, José Antonio Delgado, José Guerra, Mariano Martínez y Dolores Huerta. Aún continuaba el 26 de enero (Martin Kelsey, Vanessa de Alba, Antonio Núñez, Joaquín Vázquez, F. Montaño, José Antonio Román).

Un relato más personal y con más fotografías puede y debe leerse en el blog "Pajareando por Badajoz".

El escribano nival es un paseriforme que cría en el norte de Eurasia, con poblaciones más cercanas en Escocia, Escandinavia e Islandia. En España es un invernante muy escaso en la cornisa norte (Galicia y Cantábrico) y ciertamente accidental al sur de esa área. En Extremadura tan sólo ha sido observado en cinco ocasiones, más otra en Salamanca muy cerca del límite cacereño. Hasta ahora todas las citas eran en noviembre y diciembre, añadiendo la presente del mes de enero. El "primer" registro corresponde a cinco ejemplares (dos machos, dos hembras y un juvenil) en el pico Calvitero, Salamanca, cerca del límite con Cáceres, en diciembre de 1998 (Juan José Ramos Encalado). Hay más observaciones en el sistema central salmantino (estación de esquí de La Covatilla, Peña de Francia), siendo posible que la especie no sea tan sumamente rara en zonas de alta montaña, poco o nada visitadas por ornitólogos durante el invierno.

Las citas en territorio extremeño son las siguientes:
- un macho en Fuenlabrada de los Montes (Badajoz) el 29 de marzo de 2001 (A. Gil y J. J. Pérez)
- un ejemplar en Belén, Trujillo (Cáceres), los días 27 y 31 de diciembre de 2003 (Santiago Villa)
- un macho el 30 de noviembre de 2004 en Arrocampo, Cáceres (Javier Briz)
- un ejemplar en Valcorchero, Plasencia (Cáceres), el 6 de diciembre de 2007 (S. Mayordomo)
- un macho en Santa Amalia (Badajoz) del 23 al 26 de enero de 2015 (M. Gálvez y otros)

El hábitat de cada observación es diferente, incluyendo pastizal, dehesa, arrozal y humedal. Podría ser debido a que los ejemplares que llegan a Extremadura se unen a bandos de otros paseriformes y les acompañan sin una selección clara de hábitat. Es seguro que la presencia es mayor de lo detectada, pero dado el enorme volumen de aves invernantes en la región (varios millones), encontrar un escribano nival es bastante más difícil que encontrar la famosa aguja del pajar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada