martes, 12 de junio de 2018

"ACTUALIZACIÓN" DEL CATÁLOGO DE ESPECIES AMENAZADAS DE EXTREMADURA

En el Diario Oficial de Extremadura (DOE) del lunes 11 de junio de 2018 se publica el Decreto 78/2018, de 5 de junio, que modifica el Catálogo Regional de Especies Amenazadas de Extremadura (CREAEX), publicado en el año 2001.

En el preámbulo, y con el habitual y aburrido estilo jurídico, sueltan un rollo demagógico sobre "ampliación en el conocimiento científico", sobre "investigación", sobre "seguimientos y censos de la Administración" y  sobre "la continua revisión [del Catálago] para la inclusión o exclusión de nuevos taxones". Cualquiera pensará que la Junta de Extremadura trabaja con ahínco para actualizar el catálogo de especies amenazadas, pero nada más lejos de la realidadDiecisiete años después de su publicación, los cambios son contados: excluir al cormorán grande y al meloncillo (al parecer molestan a pescadores y cazadores respectivamente), ascender a categoría "En peligro" a sisón común y milano real (sin efectos prácticos, pues siguen sin tener su preceptivo Plan de Recuperación) y poco más.

El citado Decreto 78/2018 era una excelente oportunidad para poner al día un catálogo bastante obsoleto (por ejemplo, se sigue manteniendo una categoría, "Sensible a la alteración del hábitat", que hace años se eliminó de la legislación nacional), pero se limita a cambiar algunos nombres para utilizar ahora las listas patrón recogidas en una Resolución de ámbito nacional. Y todo a pesar un aumento más que evidente en el conocimiento de nuestras especies de flora y fauna, que en el caso de las aves se debe sobre todo a aportaciones ciudadanas, de la constatación de un declive preocupante en muchas especies (sobre todo de medios agrícolas), de la aparición de nuevos nidificantes que requieren una mayor protección (garceta grande, morito común, espátula común, etc.) o de especies antes extinguidas que se han vuelto regulares (el quebrantahuesos sigue sin aparecer en el Catálogo, cuando la propia Consejería responsable contrató un estudio de viabilidad para su reintroducción).

Para no extendernos, como muestra vemos que de las seis especies de aves catalogadas en la máxima categoría de amenaza (En Peligro de Extinción) sólo una tuvo su Plan de Recuperación en los primeros años (águila imperial ibérica), otra ha tenido que esperar 16 años para dicho plan (cigüeña negra, aprobado en diciembre de 2017), para otras dos llevan años anunciando los planes (sisón común y milano real) y las dos restantes ni se las espera (avetoro común y garcilla cangrejera). Lo malo es que la mayoría de las comunidades autónomas españolas están igual o peor (si cabe).

No hay comentarios:

Publicar un comentario