viernes, 10 de febrero de 2017

EL QUEBRANTAHUESOS EN LA SIERRA DE GREDOS Y RESTO DE EXTREMADURA (2014-2016)



Quebrantahuesos (Gypaetus barbatus). Sonia y Esperanza fotografiadas en Gredos el 19.06.2016 (Nicolás Durán). Esperanza es el único ejemplar nacido en Andalucía, hasta la fecha, desde 1986, y Sonia es un ave de la misma edad procedente de cautividad

Las pocas entradas sobre quebrantahuesos (Gypaetus barbatus) publicadas en este blog están entre las más leídas. Sin duda por ser un ave espectacular y difícil de ver fuera de sus áreas de cría. Tras el inicio del programa de reintroducción en Andalucía, en las sierras de Cazorla y su entorno, y las primeras liberaciones en 2006, gracias al seguimiento remoto se advirtió de la amplia dispersión juvenil por toda la península Ibérica. Un hecho que poco tenía que ver con los raros desplazamientos de la población natural del Pirineo. Hasta 2016 se han liberado 44 ejemplares en Andalucía procedentes de cría en cautividad, en 13 se ha confirmado su muerte (9 por veneno, tres en 2016), cinco están en paradero desconocido y 21 tienen emisores activos por cinco inactivos.

Una extensa entrada se publicó en este blog para divulgar la situación en Extremadura [leer más]. Así hubo un primer periodo entre 2006 y 2010 cuando quedamos al margen de la llegada de quebrantahuesos, con sólo tres aves presentes entre unas horas y 15 días en esos cinco años. Se trataba de Faust (nacido en 2006, actualmente en paradero desconocido), Pontones (2007, muerto por veneno) y Cata (2009, muerta por veneno).

En 2011 y 2012 el panorama cambió por completo, con cinco quebrantahuesos asentados por periodos más o menos largos en la región, especialmente en Gredos, pero también en Las Hurdes y Las Villuercas. Se trata de las cinco aves liberadas en 2010, que en su totalidad visitaron Extremadura, de ellas sólo permanen vivas, y criando, dos:
- Blimunda. Primera hembra reproductora en Cazorla en 2015, emparejada con Tono, macho de 2006 y único superviviente de las liberaciones anteriores a 2009.
- Hortelano. Macho reproductor de la nueva pareja nidificante en 2017, emparejado con Marchena, hembra de 2012 que ignoramos si ha pasado por Extremadura [leer más].
- Tranco, Huéscar y Quiteria. Muertos por causa desconocida (2) y veneno (1).

Toda la información se obtuvo de los mapas mensuales individuales que la Fundación Gypaetus publicó en su web hasta junio de 2012 y que dejó de ofrecer por motivos desconocidos (puede consultarse, pero no se actualiza desde julio de 2012). Tras dos años sin conocer los movimientos de los quebrantahuesos andaluces de adopción, en agosto de 2014 se volvieron a publicar por parte de dicha fundación mapas en facebook. Un medio inmediato, de usar y tirar, donde es trabajoso consultar datos previos. A pesar de ello, he revisado lo publicado desde entonces para ver cual es la situación hasta diciembre de 2016. Sin embargo, es muy de agradecer a la Fundación Gypaetus que ponga a disposición del público durante tanto tiempo información bastante detallada de la evolucion de este proyecto (aunque debería también estar en su web). En este tercer periodo han sido 10 los quebrantahuesos con seguimiento vistos en Extremadura y dado el volumen de información lo mejor es recurrir a gráficas. A estas aves hay que añadir otra más sin emisor activo, once en total.


En la grafica superior se muestran los meses de presencia en Extremadura entre agosto de 2014 y diciembre de 2016, indicando nombre, sexo y año de nacimiento-liberación de los ejemplares. Cada color marca una cohorte, es decir, mismo año de liberación. El patrón de presencia es el ya comentado en entradas anteriores [leer aquí], con dispersión juvenil en el 2º año de vida, el siguiente al año de liberación (en el Pirineo se inicia entre 143-231 días tras el primer vuelo; HBW Alive). Todas estas aves siguen vivas a final de 2016, excepto la hembra Bujaraiza, que tras regresar a Jaén dejó de emitir en abril de 2016 y su cadáver fue encontrado esqueletizado en septiembre en Sierra Mágina. Por otra parte, Bigup perdió su emisor en junio de 2016, siendo recuperado en Ávila, cerca del límite con Cáceres, por personal de la Junta de Extremadura. Los dos cuadros en negro marcan los meses a partir de los cuales no hay información de estas dos aves. Por fortuna, sólo el citado ejemplar ha muerto entre los 21 liberados entre 2014 y 2016.

Las presencias se prolongan entre unos días y 13 meses (Bujaraiza), con una media de cinco meses. Entre estas diez aves ha habido cuatro con un claro asentamiento en Gredos: Estela, Nerpio, Bujaraiza y Gualay (tres hembras y un macho). La proporción de aves es como mínimo el 64% de las liberadas, pero si se tienen en cuenta sólo aves con emisor activo, la cifra es del 82%, llegando al 100% en las cohortes de 2013 y 2015. Aunque la mayoría de aves sólo visitan Extremadura una temporada, algunas regresan tres veces (Nerpio, visto en Monfragüe en mayo de 2014) o dos con un año vacío en medio (Vera). El caso de Ama, liberada en 2016, es singular, pues se dispersó el mismo año de liberación, hecho muy extraño, y sólo pasó rápidamente por el centro de Extremadura en un viaje de ida y vuelta hasta Portugal. Otro caso particular es el de Guadalquivir, un ejemplar perfectamente asentado en los Pirineos pero con grandes desplazamientos de modo ocasional; por Extremadura pasó brevemente dos veces en 2016.

Cabe destacar que los datos se refieren a aves con emisores, pudiendo estar presentes otros ejemplares. Es el caso de Esperanza, el primer y hasta ahora único quebrantahuesos nacido en el siglo XXI en Andalucía, sin emisor activo, que también ha estado presente en Gredos en el verano de 2016. Por tanto, de las cinco aves involucradas en reproducciones en Cazorla, cuatro han pasado por Gredos, incluyendo el único joven de origen natural.


Si la información individual la ponemos en conjunto, se aprecia como en los 29 meses del periodo analizado hubo al menos un quebrantahuesos en Extremadura. Es una pena no contar con datos anteriores a agosto 2014, pues la cohorte de 2013 debió tener elevada presencia en junio y julio de 2014, similar a 2016 con las aves liberadas en 2015 (hasta seis en el mismo mes, junio de 2016, considerando también a Esperanza). Las bajas cifras en 2015 obedecen a que en 2014 sólo se liberaron tres aves, perdiendo el emisor una de ellas.

La suma total ofrece la gráfica superior, donde se aprecia la mayor presencia en los meses de verano, entre junio y agosto, que es cuando en Gredos hay más alimento disponible por la presencia de ganado en los agostaderos de alta montaña. No obstante, hay que considerar que ciertos meses sólo cuentan con datos de dos años (azul), frente a otros con tres años (verde).

La zona de uso preferente es la sierra de Gredos, principalmente el Macizo Central en ambas vertientes, castellana y extremeña. Todas las aves analizadas, excepto el singular caso de Ama, se han asentando por periodos variables en Gredos y en menor medida se mueven a otras comarcas extremeñas durante tiempos menores, caso de Hurdes-Gata (cuatro aves) y Las Villuercas (tres). Un aspecto muy importante es que no se conoce ningún caso de muerte ni en Gredos ni en el resto de Extremadura.

A modo de resumen. El quebrantahuesos se ha convertido desde 2011 en una especie de presencia regular en Extremadura, en concreto en Gredos. Desde las liberaciones de aves en 2006 en Andalucía se pueden diferenciar dos periodos, uno en 2006-2010 con presencia ocasional y muy breve, y a partir de 2011 en que Gredos se convierte en una importante área de asentamiento juvenil fuera de Andalucía y entorno de Cazorla. Tal vez tuvieron que pasar varios años para que las aves liberadas descubriesen la calidad de este sector y después por atracción conespecífica fuese ocupado de modo habitual.

Para terminar, a finales de 2014 se anunció el contrato de un estudio de viabilidad de la reintroducción del quebrantahuesos en Extremadura por parte del entonces llamado Gobierno de Extremadura. Siguiendo la habitual opacidad de la administración, nada se sabe de este estudio. Aunque a la vista de todo los expuesto, la sierra de Gredos en su conjunto, límites administrativos aparte, es un lugar idóneo para el quebrantahuesos, con abundante alimento y sin casos de mortalidad, apto para albergar varias parejas reproductoras. De hecho, debió extinguirse como tal hace unos 50 años.


Bujaraiza, febrero de 2016. Ejemplar perfectamente asentado en el macizo central de Gredos, con un territorio reducido sin ningún desplazamiento.

Estela, marzo de 2015. Desplazamientos en el Sistema Central, principalmente en el eje de los tres macizos de Gredos, pero llegando hasta Las Hurdes y sierra de Gata oriental.

Nerpio, julio 2015. Amplios movimientos en un sólo mes por diferentes cordilleras ibéricas: Pirineos, Sistema Ibérico, Sistema Central y Sistemas Béticos. En Extremadura pasa por Villuercas y Gredos, donde este ejemplar se asentó por unos 15 meses de modo intermitente en las temporadas 2014, 2015 y 2016.


Vera, julio 2016. Amplios movimientos en un sólo mes en cordilleras del interior ibérico (Sierra Morena, Montes de Toledo y Sistemas Bético, Central e Ibérico). Vera se asentó en Gredos en el verano de 2014, regresando por un breve periodo en julio de 2016, cuando también pasó unos días en Monfragüe y Las Villuercas.

2 comentarios:

  1. Muy buena revisión. Ojalá sea el preludio de la vuelta del Quebrantahuesos como reproductor en el Sistema Central...

    ResponderEliminar
  2. Estupendo trabajo ... como siempre con datos y con la claridad especial para que lo entendamos. Saludos

    ResponderEliminar