sábado, 18 de febrero de 2017

CRÓNICA LITERARIA: LA PRESA DE HOY

La Presa de Hoy. www.tundraediciones.es 

Plusma, un ruiseñor con nombre, quizás el único bautizado en España, es un madrugador macho que en su día mereció un artículo de prensa (leer aquí). Y ahora aumenta su fama siendo portada de una novela: La presa de hoy. En realidad es posible que Plusma, dada la corta vida de un ruiseñor, sea más de un ejemplar que primavera tras primavera llega temprano al jardín de Dave Langlois, el autor de La presa de hoy. Dave es un gran aficionado a la naturaleza, apasionado en el canto de las aves, que descifra y describe como pocos, en especial del ruiseñor. Una especie que busca con ahínco en cada comienzo de primavera, por eso no es raro que normalmente sea el primero en localizarlo cada año (cuenta la leyenda que cuando buscaba casa en La Vera cacereña, era requisito indispensable que se escucharan los ruiseñores, algo que por supuesto descuadraba a cualquier vendedor). Dave se autodefine como extremeño de pura cepa, a pesar de su fuerte acento inglés, su lengua materna, y que ahora nos ha sorprendido con su primera novela en español, idioma que domina a la perfección, dicho con admiración y sana envidia.

Quizás llego un poco tarde para comentar la obra, pues son varias las "críticas" excelentemente escritas que circulan (por ejemplo, aquí, aquí). Pero he preferido esperar a leer la novela en un momento tranquilo y sin prisa. Hay que reconocer la valentía del autor, y más aún, de la editorial Tundra, para en el presente mundo digital sacar al mercado una novela de corte rural y naturalista. Un relato que ya en su primera línea nos destripa el final, al estilo "Crónica de una muerte anunciada", condicionando la lectura a descubrir el modo en que se llegará hasta dicho final. Algunos la han comparado con un western, con personajes buenos, con matices, y malos, sin tantos matices, y un lado positivo y luminoso enfrentado a otro sórdido y malvado. Desde el principio es un enfrentamiento desigual entre la dura realidad de la destrucción de la naturaleza, tan triste como frecuente, y el intento casi desesperado por salvar algo de ella. Se desarrolla en un entorno rural, cerrado, sin ley, con pocos personajes y mucho diálogo, recordando a veces un guión de cine o incluso una obra de teatro. El entorno a muchos les resultará cercano, entre robledales, montañas y humedales magnificamente descritos. Y con la fauna, sobre todo los cantos de las aves, como parte inherente del paisaje. La caza, los caciques o los incendios forestales, también son lamentablemente familiares y vigentes. Pero la trama de la novela no se ciñe a esto, es mucho más rica y variada, y podría desarrollarse en cualquier otro ambiente o lugar. Coincido con otros lectores en que la novela engancha una vez se empieza a leer.

Ahora que empieza la temporada de ferias (FIO en Monfragüe, Doñana Birdfair, ferias del libro...) es buen momento para conseguirla y disfrutar con su lectura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada