martes, 3 de marzo de 2015

LAS CIGÜEÑAS BLANCAS EXTREMEÑAS PODRÍAN CONTAMINARSE CON PESTICIDAS DURANTE SU ESTANCIA EN ÁFRICA


La Unidad de Toxicología de la Universidad de Extremadura ha publicado en la revista Chemosphere un estudio sobre la incidencia de ciertos tóxicos en cigüeñas blancas nidificantes en Extremadura. En concreto, determinaron los niveles de pesticidas organoclorados (POC) y policlorobifenilos (PCB). Las muestras se tomaron en 59 pollos de tres colonias extremeñas en ambientes diferentes: una en la ZEPA Llanos de Cáceres, otra rodeada de dehesa a 13 km de Cáceres capital y a 5 kilómetros de un basurero y la última en Campo Arañuelo en una zona agrícola intensiva a dos kilómetros de otro basurero. Las tres colonias se corresponden con zonas con baja, media y alta exposición a contaminantes clorados, respectivamente, y en ellas se muestrearon 27, 22 y 10 pollos de cigüeña blanca.

Los resultados confirman la ausencia de PCB, prohibidos en España actualmente. Sin embargo, se detectaron insecticidas clorados (POC), incluido el DDE (un metabolito del DDT), a pesar de su prohibición. Un hecho llamativo es que los pollos de la colonia de Campo Arañuelo, la más cercana a un basurero de las tres y la única situada en una zona agrícola con alto uso de plaguicidas, mostraron los niveles más bajos. Por el contrario, la colonia con mayores niveles de POC fue la situada en dehesa y a cinco kilómetros de un basurero. Por tanto, ante la falta de relación entre la carga contaminante y la proximidad a basureros o zonas agrícolas intensivas, los autores sugieren que la contaminación en los pollos podría relacionarse, al menos en parte, con la estancia invernal de las madres en África. Donde se siguen utilizando pesticidas prohibidos en Europa en concentraciones elevadas, incluido el DDT. Al ser los POC productos persistentes en el organismo, las madres transfieren parte de su carga contaminante a los pollos a través de la yema de huevo, que tiene un alto contenido graso.

Aunque los niveles detectados no son suficientes para dar lugar a intoxicaciones agudas en los pollos, podrían tener efectos a largo plazo por acumulación en los tejidos grasos. Por ejemplo reduciendo el éxito reproductivo debido a adelgazamiento de la cáscara del huevo, feminización de los machos, puestas más pequeñas, malformaciones embrionarias, etc. El equipo investigador considera que los pollos de cigüeña blanca, por su fácil muestreo, son buenos indicadores de la contaminación ambiental de una zona.

Referencia bibliográfica:
Irene de la Casa-Resino et al. “Chlorinated pollutants in blood of White stork nestlings (Ciconia ciconia) in different colonies in Spain” Chemosphere, 118: 367-372, enero de 2015 DOI: 10.1016/j.chemosphere.2014.10.062

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada