domingo, 15 de marzo de 2015

AVUTARDAS MUERTAS POR COLISIÓN CON TENDIDO ELÉCTRICO


En una entrada reciente contábamos la muerte de más de 30 grullas comunes por colisión contra un tendido eléctrico. Ahora le toca el turno a una especie mucho más amenazada y en un estado de conservación cada vez peor: la avutarda común (Otis tarda). Al menos cinco ejemplares, aparentemente hembras viendo las fotos, murieron hace varios días por colisión contra una línea eléctrica de alta tensión en la ZEC Embalse de Orellana y Sierra de Pela (Badajoz).  Algunos de los ejemplares ya habían sido parcialmente consumidos por carroñeros, pero su aspecto hace sospechar que se trata de aves que murieron en la misma fecha o en fechas próximas, tal vez formaban parte del mismo bando y pudo ocurrir en un único suceso o en varios cercanos en el tiempo. Aunque el tendido está señalizado con tiras, parece que la medida es completamente insuficiente e ineficaz.

Estos casos de grulla y avutarda son sólo una pequeña muestra visible de los muchos accidentes de este tipo que sufren las aves extremeñas y que en su inmensa mayoría jamás se detectan. Los miles de kilómetros de líneas eléctricas y de otros tipos son claramente una amenaza real y constante para las aves, sobre todo las de mayor tamaño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada