lunes, 2 de abril de 2012

ESPÁTULAS ANILLADAS VISTAS EN EXTREMADURA: ANÁLISIS

La espátula común (Platalea leucorodia) es una especie bien estudiada en Extremadura, como demuestra el presente blog donde regularmente se exponen los resultados de su seguimiento en las épocas reproductora e invernal. Otra característica de esta especie es la alta proporción de individuos anillados que pueden observarse en el campo. Siendo además destacable la facilidad para obtener los completos historiales de estas aves marcadas. Por ello, el grupo local SEO-Cáceres recopila desde 2008 los casos de aves anilladas observadas en Extremadura. Dado que el volumen de datos disponible es importante, parece que ha llegado el momento de hacer un pequeño análisis.

La información recabada corresponde a 200 observaciones de 102 individuos diferentes realizadas en su gran mayoría entre los años 2008 y 2011, aunque también se han incluido citas de años anteriores, la más antigua del año 2000. Es justo destacar la enorme aportación de Sergio Mayordomo, autor de 115 lecturas, y en menor medida de Javier Prieta, con 51. En total, han contribuido 21 colaboradores (ver al final).

El caso más habitual consiste en la observación una sola vez de una espátula juvenil en paso otoñal. No obstante, algunas aves fueron observadas numerosas veces, con un máximo de 25 contactos para un ave francesa y de 18 para un ave holandesa nidificante en Cáceres. Las observaciones recopiladas en Extremadura han tenido lugar en 23 humedales distintos, repartidas del siguiente modo: cuenca del Alagón (102 registros), cuenca del Tiétar (68), sur de Cáceres (22) y provincia de Badajoz (8). Las localidades con más citas son la laguna de Galisteo (75) y Charco Salado, Casatejada (64). Estos valores están claramente relacionados con los sitios más visitados por los miembros más activos de SEO-Cáceres, pues la principal localidad para la espátula en Extremadura, el embalse de Los Canchales, sólo ha aportado tres contactos.

Origen de las espátulas anilladas. En Extremadura se han observado aves marcadas en cinco países. Dos tercios de las aves nacieron en Holanda, quedando a mucha distancia las aves de Francia, España (Andalucía) y Alemania; con un caso de un ejemplar danés. En total se han observado aves nacidas en 23 colonias distintas, 17 situadas en el noroeste de Europa (11 Holanda, 3 Francia, 3 Alemania y 1 Dinamarca), cuatro en España y una en el Mediterráneo (Camarga, Francia). Las colonias que aportan más ejemplares son Schiermonnikoog (Holanda, 34 aves), Lago Grand Lieu (Francia, 12), Terschelling (Holanda, 7) y Onderdijk (Holanda, 7). Las aves andaluzas fueron marcadas en las marismas del Odiel, Doñana (Pajarera y Casa Neves) y Bahía de Cádiz.


Edad de las espátulas anilladas. Expresada en años calendario, es decir, el año de nacimiento es el primer año calendario y cada 1 de enero se suma un año de edad. Así, una ave nacida en 2008, en 2012 estará en su 5º año calendario. Para aquellas aves vistas más de un año, se ha considerado la edad en cada uno de ellos. En 93 casos, las aves sólo fueron vistas una temporada, siete aves dos años diferentes y dos ejemplares en tres años. El grupo de edad con más contactos corresponde a juveniles en su año de nacimiento, los registros en los años 2º y 3º disminuyen (suelen permanecer en las áreas de invernada africanas), en el 4º año aumentan ligeramente (regresan como adultos) y a partir de ahí, la reducción de contactos es progresiva. Esto concuerda con los datos de mortalidad en la especie, cifrada en un 55% en el primer año, un 75% hasta el 4º año de vida y del 1’5% en adultos (Luengo, 2011). En nuestro análisis, la máxima edad determinada fue un ave con 19 años calendario (18 años de edad), superando los 10 años tan sólo un 13% de las aves vistas.


Fenología de las espátulas anilladas. Dado que las fechas de presencia son diferentes según poblaciones, se ha optado por mostrarlas por separado. Las aves anilladas más numerosas son los migrantes con origen en el norte de Europa. Estas aves están presentes todo el año (aunque no hay lecturas en diciembre), con el paso más importante entre agosto y octubre, máximo en septiembre, y otro paso de menor entidad entre febrero y abril. Por su parte, las aves reproductoras anilladas (seis andaluzas y dos holandesas), ocupan las colonias entre marzo y agosto, con máxima detección en mayo. Por último, otras aves nacidas en Andalucía son vistas solamente en verano, entre junio y agosto, tal como ocurre en el embalse de Los Canchales, Badajoz (Emilio Costillo, com. pers.).


Colaboradores: Sergio Mayordomo, Javier Prieta, Eva Palacios, Florencio Carrero, Juan Manuel Brías, Rafael Parra, Manuel García del Rey, Dave Langlois, Raúl Guzmán, César Clemente, Javier Mahíllo, Vicente Risco, Javier Briz, Ángel Sánchez, Javier Gayo, Juan Carlos Paniagua, Marc Gálvez, José Guerra, Pedro Holgado, Manuel Iglesias, Mario Arcas y Luis Sanabria. Un sincero agradecimiento para los abnegados anilladores de espátulas y la entidades que nos han proporcionado los historiales: Estación Biológica de Doñana, Otto Overdijk (Holanda) y Loïc Marion (Francia).

Referencias:
- Luengo, A. 2011. La espátula común (Platalea leucorodia) en las marismas de Txingudi. Gobierno Vasco. Vitoria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada