viernes, 27 de enero de 2017

FIRMA CONTRA LA DESTRUCCIÓN DE UNA GRAN COLONIA DE AVIÓN COMÚN EN ALMENDRALEJO (Badajoz)



El desprecio por la fauna y el medio ambiente no es exclusivo de Donald Trump, en todo el mundo se lleva siglos practicando y Extremadura no es la excepción. Al contrario, debe estar entre los lugares del mundo desarrollado con menor conciencia ambiental. Y no se libran de esta destrucción ni las zonas urbanas en las que vivimos, donde día sí y día también es normal levantarse viendo árboles talados o mutilados (¿alguién les ha explicado que es una poda?), nidos eliminados (pobres cigüeñas blancas), basuras mal recicladas, calles sucias, ruidos... Pocos sitios se libran.

El caso que aquí traemos, la reciente destrucción de una colonia de 270 nidos de avión común (Delichon urbicum) en Almendralejo (Badajoz), con sus medidas disuasorias incluidas, es especialmente doloroso por varias razones:

- Se trata de un centro educativo en un edificio público (Escuela de Idiomas y Centro de Profesorado). Tanto hablar de que la solución de los problema ambientales (derroche de agua y energía, caza, etc.) está en la educación ambiental y son los propios educadores quienes a veces más la necesitan.

- La acción cuenta con la autorización de la Dirección General de Medio Ambiente de la Junta de Extremadura. Para que extendernos aquí si llueve sobre mojado. ¿Cuantos miles de nidos de cigüeña blanca se habrán eliminado con autorización en los últimos años? ¿o los cambios agrícolas matando árboles centenarios?...

- Existen sistemas para permitir la convivencia entre fauna urbana y vecinos (por ejemplo, pincha aquí). Tienen su coste, pero eliminar los nidos de Almendralejo con sus medidas disuasorias no ha sido gratis. Teniendo en cuenta el papel beneficioso de cientos de aves insectívoras hubiera sido mejor en términos económicos mantener la colonia de avión común.

- El avión común es una especie protegida y la destrucción de sus nidos está prohíbida, aunque sujeta a arbitrarias autorizaciones.

- Almendralejo presume de ser "Municipio saludable y sostenible". Esperemos que por coherencia renuncien mañana mismo a tan inmerecida calificación.

- Y quizás lo peor es que es un tema que se veía venir y que varias personas y grupos llevan meses trabajando para impedir la destrucción ahora ejecutada. Por ejemplo, DEMA hizo algunas propuestas en abril de 2016, sin éxito (en el enlace se cuenta como ya hubo otra colonia mayor, 400 nidos, eliminada antes en una iglesia). Y hubo una recogida de firmas en 2016 promovida por José Antonio Román, que también cayó en saco roto. Es frustante tanto esfuerzo desinteresado para toparse con la ignorancia, la burocracia y la insensibilidad.

En fin, que en unas semanas comenzará la FIO (Feria de turismo ornitológico de Extremadura) y volveremos a oir las bondades del "paraíso" extremeño en boca de los políticos de turno. A continuación unas fotografías del antes y el después:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada